LA PALABRA “ESPAÑOL” PROVIENE DEL FRANCÉS. ESTA Y OTRAS PALABRAS DE ORIGEN GALO

Como todo el mundo sabe, el inglés es un idioma que se ha hecho con el control del mundo de las telecomunicaciones a nivel global. Es una lengua que ha penetrado en prácticamente todos los idiomas del planeta, incluido el nuestro. La inmensa mayoría de los vocablos relacionados con las nuevas tecnologías tienen su origen en el inglés. Pero además, encontramos la influencia anglosajona en muchas otras palabras de nuestro vocabulario. Ahí están por ejemplo cóctel, güisqui (cuya adaptación ortográfica ha sido objeto de polémicas a lo largo de los años) o vagón.

Sin embargo, otro idoma que también está presente en el español es el de nuestros vecinos franceses. Esta lengua nos ha dejado a lo largo de los siglos palabras de uso tan cotidiano como baguette. ¿Quién no va prácticamente cada día a su panadero o supermercado de confianza para comprar una barra de pan?

Lo más llamativo de todo es que el propio término español procede del francés. En su libro Mater Dolorosa, José Álvarez Junco nos habla un poco más sobre este curioso origen. La palabra acuñada por nuestros vecinos sirvió para designar por primera vez al conjunto de reinos de la península ibérica:

Aunque la polémica entre los especialistas ha sido intensa, y no pueda darse aún por zanjada, parece lógico creer que un gentilicio que se refería a un grupo humano tan grande y variado como el compuesto por los habitantes de todos los reinos de Hispania no era fácil que se le ocurriera a quienes estuvieran sobre el terreno, que no disponían de perspectiva ni de mapas globales. Se comprende, en cambio, que desde fuera, y en especial desde la actual Francia, tan implicada en la creación del Camino de Santiago, sintieran la necesidad de referirse de alguna manera a todos los cristianos del sur de los Pirineos: lo hicieron como espagnols o espanyols. Dentro de la Península, un monarca tan europeo como Alfonso X el Sabio, cuando ordenó escribir la Crónica General, nada menos que la primera Estoria de Espanna escrita en la futura lengua nacional, decidió traducir como «españoles» en todos los pasajes que sus fuentes –Lucas de Tuy, Jiménez de Rada– decían «hispani». Se trataría, pues, de un proceso radicalmente opuesto a lo que suele llamarse creación popular de un término, puesto que no sólo fue originario del exterior sino que fue consagrado y extendido por los medios cultos del interior.

Este no es el único dato sorprendente que he encontrado, pues un producto tan típico en nuestro país como el jamón también encuentra su origen etimológico en el idioma francés. Concretamente procede de la palabra jambon, que a su vez deriva de jambe (que significa pierna).

Aparte de esta, hay muchas otras palabras relacionadas con la comida que provienen de este idioma, pues el pueblo galo siempre ha demostrado un gran interés por la gastronomía. No es de extrañar que palabras como chef, entrecot, fuagrás o cruasán vengan del mismo lugar que jamón.

Por otra parte, algunas palabras relacionadas con el mundo bélico también proceden de Francia. Encontramos, entre otras, tropa (del francés troupe), buque (de buc) o coronel (de colonel).

La lista se podría alargar muchísimo y en ella encontramos ejemplos que son muy evidentes y otros que no lo son tanto: bulevar, cabaret, chalé, biberón, ballet, champiñón, chófer, cliché, coñac o la expresión haute couture. Probablemente esta última os sonará bastante porque la omnipresente Rosalía ha lanzado un tema llamado Aute Cuture en el que dice y escribe mal adrede esta expresión.

La gran mayoría de galicismos tienen su origen en la Ilustración, un periodo en el que las letras fueron las grandes protagonistas, y particularmente en el asentamiento de la dinastía borbónica en nuestro país. Si el rey era de origen francés, era completamente normal que se colaran cada vez más palabras de su idioma entre el pueblo español.

Así pues, es interesante ver cómo el paso de los años va relegando unas lenguas a un segundo plano y le va dando más importancia a otras en función de los acontecimientos sociales, políticos y culturales. Como hemos explicado más arriba, el origen de la palabra español se debe a la necesidad de designar a un conjunto de gentes. No solo era una decisión lingüística, sino también geográfica y social. De ahí que podamos afirmar que el día a día y las decisiones de aquellos que nos gobiernan son determinantes a la hora de moldear un idioma.

Sin embargo, también son de vital importancia los intereses de los ciudadanos. En la actualidad, muchas personas tienen como aficiones actividades relacionadas con el mundo de las redes sociales y las comunicaciones, por lo que nadie cuestiona que el inglés esté introduciéndose más y más en las lenguas del mundo.

Anuncios

2 comentarios sobre “LA PALABRA “ESPAÑOL” PROVIENE DEL FRANCÉS. ESTA Y OTRAS PALABRAS DE ORIGEN GALO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s