LA MUERTE DE LAS LENGUAS

«Los idiomas mueren por economía, por pragmatismo». Son las palabras del investigador de acadio y sumerio Daniel Justel que El Mundo escogió como titular para la entrevista que le realizó. Fue leer estas palabras y quedarme totalmente en shock, así que quería saber más e investigar sobre lenguas desaparecidas o en desaparición.

Las palabras de Justel pueden parecer duras, pero son ciertas. Aunque a día de hoy haya pasado un poco de moda, cuando los primeros móviles y los sms inundaron la faz de la tierra, la lengua vivió una pequeña crisis porque los usuarios la moldeábamos y deformábamos hasta límites insospechados. ¿No es esto economía y pragmatismo en el fondo?

Estos aspectos son muy valorados en el mundo moderno. Por contar una anécdota personal, recuerdo cuando en el instituto decidí decantarme por la rama de humanidades, que ya de por sí está vista como la hermana fea de las ciencias puras y de las ciencias sociales (estas últimas algo así como «ya que no vas a meterte por ciencias, por lo menos haz algo útil»).

Por si eso no fuera poco, decidí estudiar latín y griego clásico y, evidentemente, las reacciones no se hicieron esperar: «¿pero y eso para qué sirve?», «¿por qué estudias una lengua muerta si ya nadie la habla?», «¿y cómo se dice (inserte palabra) en griego?», etc.

Preguntas y sentencias que obvian la importancia de estudiar el pasado, que dan de lado a los orígenes de la lengua que hoy hablamos, a la literatura incluso (pobre… con la de buenos momentos que nos da). En pro del pragmatismo, de la ciencia y de un mundo moderno en el que lo más importante es estar conectados (lo cual considero que es algo altamente beneficioso), estamos haciendo sacrificios que quizás sean más trágicos de la cuenta, y esto implica la muerte de miles de lenguas.

Según la UNESCO, de las 6000 lenguas que se hablan en el mundo, 3000 están en peligro de muerte.  Tal y como se indica en la web Universia, la muerte de idiomas está directamente relacionada con la falta de hablantes, y esta se debe a diversos motivos:

Por un lado está la globalización, como ya avanzaba antes. Actualmente es muy fácil conectar con gente que está en otros lugares del mundo o aprender cosas sobre gente que te inspira, pero esto normalmente implica un idioma en común, que suele ser el inglés, el español, el chino, el alemán, etc.

Vamos, que con las lenguas minoritarias está pasando lo mismo que con el pequeño comercio. Ahora todos queremos ir bien vestidos y vamos a Zara, Mango, Sphera, etc. Lo mismo sucede con los idiomas (si quiero leer un ensayo de un científico que vive en la otra punta del mundo, lo lógico es que sepa inglés).

Otro de los motivos que se indican es «la movilización de los pueblos indígenas, su constante acercamiento a las ciudades», lo cual está estrechamente relacionado con lo que se explicaba en el párrafo anterior. Al final, esta gente tiene que adaptarse a los hábitos de urbes más grandes, lo cual implica que poco a poco se deja de usar la lengua aborigen.

Finalmente, se destaca «la falta de conciencia sobre la importancia de la conservación [de las lenguas]». No hace falta irse muy lejos para hablar de esto. En nuestro propio país ya tenemos bastantes dificultades para organizar, no solo en materia educativa, todo lo relacionado con las lenguas que no son el castellano. Y no solo hablo del catalán, del vasco o del gallego, hablo también del aranés o del gallegoportugués. ¿Quién piensa en ellos?

Actualmente estamos viviendo una situación compleja en la que las aglomeraciones de las grandes ciudades y la globalización están haciendo que lenguas minoritarias vayan perdiendo cada vez más hablantes y, no solo eso, los hablantes están dejando de practicarlas y de enseñárselas a su descendencia.

No obstante, lo realmente interesante de este debate no es criticar la tecnología y las nuevas tendencia de las nuevas generaciones, sino más bien hacer un examen de conciencia para saber cuál es el futuro al que nos queremos dirigir en este sentido y, para mí, el seguir cuidando las lenguas no está reñido con el progreso y la globalización.

Es más, creo que está relacionado con el modelo de sociedad que está en auge, el de ser especial y tener unos conocimientos que nos hagan destacar, por lo que las lenguas minoritarias pueden contribuir de sobra a esta tarea.

Recursos:

Alemany, Luis. (23 de mayo de 2019). «Daniel Justel: “Los idiomas mueren por economía, por pragmatismo”». El Mundo: https://www.elmundo.es/papel/cultura/2019/05/22/5ce423e821efa0e22a8b467a.html

(11 de abril de 2017). «¿Por qué algunos idiomas mueren?». Universia: http://noticias.universia.es/cultura/noticia/2017/04/11/1151342/idiomas-mueren.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s