CLAVES PARA REDACTAR BIEN EN OTRO IDIOMA

Los idiomas son cada vez una herramienta más indispensable en nuestro mundo. Por eso, un buen dominio de estos es esencial para comunicarnos, no solo cuando viajamos, sino también en los institutos, universidades e incluso en el trabajo. A continuación, traigo una serie de recomendaciones que podríamos aplicar a casi cualquier idioma para que el resultado final cuando escribimos un texto sea mejor. Como es mucho más épico, expondré estas recomendaciones como si fueran los DIEZ MANDAMIENTOS DEL BUEN REDACTAR:

mandamientos

1. NO TRADUCIRÁS JAMÁS

Lo más importante de todo es no hacer una redacción en español y luego traducirla (a no ser que, evidentemente, estés haciendo un trabajo de traducción). Es mejor confeccionar el texto en el idioma en cuestión, ya que así utilizaremos los elementos y recursos que conocemos y dominamos. Lo que sí que puede resultar útil es hacerse un esquema o borrador con las palabras claves y desarrollar esas ideas a partir de ahí.

2. UTILIZARÁS CONECTORES VARIADOS

Cuando no nos limitamos a usar «mais», por ejemplo, en un idioma extranjero como es el francés, estamos dando al texto una mayor riqueza. Así, nuestro lector no se dará cuenta de nuestras carencias. Como alternativa a «mais» («pero»), podemos utilizar «cependant» («sin embargo») o «néanmoins» («no obstante»). Atención: no hay que olvidar que muchas veces son intercambiables, pero también existen matices que los hacen más o menos adecuados en según qué contextos; en este ejemplo, «néanmoins» resulta la opción más culta de todas.

3. NO ABUSARÁS DE LOS CONECTORES

Es cierto que en el punto anterior he animado a que utilicemos conectores varios. Sin embargo, abusar de ellos solo por presumir de conocimiento es también un error, ya que esto puede entorpecer la buena comprensión del texto y a hacerlo más pesado y enrevesado (normalmente, lo que queremos en la mayoría de los casos es que nuestro mensaje llegue claro a nuestro lector).

4. ADORARÁS LA PUNTUACIÓN Y LA ORTOGRAFÍA

Del mandamiento número tres se deduce el número cuatro porque, al no abusar de los conectores, tendremos que manejar bien la puntuación. Olvídate de los textos sin comas ni puntos en los que no se puede prácticamente ni respirar cuando los lees en voz alta y revisa las normas relativas a la puntuación del idioma en el que estás escribiendo. La importancia del mandamiento primero también se ve reflejada en este, ya que tendemos a utilizar los signos de puntuación en otros idiomas de la misma manera que en nuestra propia lengua. Esto no es solo aplicable a los signos de puntuación, sino también a otros signos ortográficos. De este modo, no debemos olvidar que, mientras que un diálogo se construye con comillas en inglés, en español utilizamos la raya. Por otra parte, los signos puntuación franceses suelen ir precedidos y seguidos de espacio (salvo la coma y el punto), al contrario que en español (solo hay espacio detrás). En otros idiomas, como el alemán, se utilizan comillas bajas al inicio de una cita y comillas altas de cierre al final de esta.

5. HONRARÁS LA SINTAXIS

Otro aspecto similar que debemos tener en cuenta es que la sintaxis varía de un idioma a otro. De este modo, en inglés, encontramos el empleo del verbo auxiliar para formar las frases interrogativas y, en alemán, el verbo en las frases subordinadas suele ir al final.

mandamientos 2

6. NO TE REPETIRÁS

Quizás este mandamiento no sea tan importante si estamos redactando un texto más técnico, pero si queremos demostrar lo bien que dominamos un idioma, no está de más evitar ciertas repeticiones. Como es obvio, si se trata de un concepto importante, habrá que mencionarlo varias veces, pero cuando se trata de elementos que no son tan relevantes, podemos utilizar sinónimos. Si no tenemos un diccionario a mano podemos utilizar recursos un poco más poéticos pero que son más sencillos de utilizar de lo que parecen para enriquecer nuestro texto, como por ejemplo decir «el color de la nieve» en lugar de «blanco».

7. NO DIRÁS AQUELLO QUE NO SEPAS DECIR

Muchas veces, cuando escribimos en otro idioma, nos empeñamos en utilizar estructuras complicadas que no conocemos ni dominamos o empleamos una palabra porque nos suena haberla oído en algún sitio sin estar del todo seguros. ¡STOP! Este no es el buen camino. Cuando estás escribiendo un texto, el creador eres TÚ y, aunque te puedan dar pautas, no es necesario que digas nada que no sepas decir porque eso pone de manifiesto que no dominamos el idioma. Sin embargo, la intención debe ser siempre la contraria: por mucho que aún tengamos que mejorar y aprender, es importante mostrar que lo que sabemos lo manejamos bien. Esto es sobre todo importante en exámenes y cuando estamos estudiando.

8. TE ADECUARÁS AL IDIOMA

Cada idioma tiene sus convenciones y sus particularidades. Así pues, es importante que las vayamos aprendiendo según avanzamos en el aprendizaje de una lengua. Estas particularidades deben reflejarse en los textos que redactamos para que de verdad parezcan que los ha redactado una persona nativa. Un ejemplo muy obvio sería el uso de los phrasal verbs en inglés.

9. UTILIZARÁS LOS CONOCIMIENTOS APRENDIDOS

Uno de los aspectos más importantes de una buena redacción es que nuestro lector (sobre todo en el ámbito académico o si nuestro texto lo va a leer alguien que trabaja en la misma empresa que nosotros) vea que estamos reproduciendo los conocimientos adquiridos. El hecho de utilizar el vocabulario, los tiempos verbales, las expresiones, la sintaxis que hemos aprendido en los últimos tiempos harán que la persona que lee nuestro texto se sienta orgullosa de nuestro progreso y lo valore de forma más positiva.

10. HARÁS UNA REVISIÓN FINAL

En numerosas ocasiones, llegamos al final del texto y lo damos por terminado. CRASO ERROR. Una vez escrito, debemos volver sobre nuestras palabras para revisarlo todo. Una revisión final siempre es necesaria para subsanar despistes. A veces, estos se producen porque no nos damos cuenta, porque se trata de cosas que aún estamos aprendiendo e interiorizando o porque hemos cambiado otra palabra y ese cambio afecta a otro elemento de la frase. Así pues, nunca debemos olvidarnos de esta revisión final, centrándonos particularmente en aquellos elementos que sabemos que más problemas nos suelen dar (la concordancia de género en el caso de un texto francés, por poner un ejemplo).

Estos diez mandamientos se resumen en dos: prestarás atención a todo lo que escribas e intentarás hacerlo siempre lo mejor que sepas.

Evidentemente, se trata de consejos básicos aplicables sobre todo cuando se está aprendiendo un idioma. Todos estos mandamientos son susceptibles de ser quebrantados cuando la naturaleza o la finalidad del texto que estamos redactando así lo requieran. Aún así, yo los utilizo a menudo y suelen dar buenos resultados. Espero que os gusten y, si tenéis algún otro mandamiento, lo podéis añadir en los comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s