¿POR QUÉ ME HICE TRADUCTOR?

Hola amigos, entre tantos temas de los que he hablado nunca me he detenido a contar porqué decidí hacerme traductor. En primer lugar, esto no empezó como una conversación conmigo mismo en la que  me decía «mira Javier, coge un libro y cámbialo todo a otro idioma». No, todo empezó por cosas mucho más banales, partiendo de mis inquietudes. Lo voy a explicar a lo largo de los puntos siguientes:

1. Mis aficiones

Resulta evidente, ¿verdad? Pues bien, yo siempre me he interesado mucho por la literatura y por la música, además de por otras formas de arte. Es más, muchas veces investigaba y descubría cantantes que no eran famosos en España. Entonces, antes de que YouTube y Spotify estuvieran presentes en nuestras vidas como las herramientas de uso cotidiano que son hoy en día, un servidor tenía que investigar en revistas y foros de Internet en lenguas desconocidas en busca de las novedades de los grupos que idolatraba.

Además, cuando me compraba ediciones que incluían making ofs jamás estaban en español. Sin embargo, quería enterarme de todo; quería saber qué había detrás de esas palabras. No solo eso, también quería descubrir el significado de las canciones que me gustaban. Confieso que soy muy fan de Britney Spears y uno de los principales motivos por los que decidí estudiar idiomas era porque quería saber de qué trataban sus letras (y enterarme un poco también de porqué se había vuelto loca hasta el extremo de raparse la cabeza de una manera un tanto dramática). En otras palabras, mi única motivación era la de acercarme a realidades que me interesaban, por muy aleatorias que fueran.

britney-spears.jpg

Por otra parte, también reconozco que tenía una cierta y extraña conciencia (digo extraña porque como todos sabemos los traductores vivimos en la sombra) de que los libros que leía habían sido escritos en otro idioma y yo quería saber cómo eran originalmente, qué había pasado antes de que nadie los tradujera a mi idioma.

2. Mi etapa en el instituto

Las aficiones de las que acabo de hablar también se fueron desarrollando gracias a que en el instituto conté con fascinantes profesores tanto de inglés como de francés que me abrieron las puertas a este mundo de idiomas. Al final, ambas cosas se enriquecían mutuamente y por eso más adelante me decanté por estudiar idiomas. Desde bien joven lo tenía claro.

Pensando en anécdotas de aquella época me acuerdo que todo el mundo me aconsejaba que me fuera por ciencias porque supuestamente tendría más posibilidades y un futuro mejor. Jamás lo he entendido. Está claro que las ciencias son importantes, pero todo lo es en este mundo y no hay nada más perjudicial para que el mundo avance que un profesional que no está motivado, por muchas habilidades que tenga para lo que está haciendo.

Insti

Así pues, en esta etapa encontré en asignaturas como francés, latín o griego a mis aliados y seguí hacia adelante. Me parece también curioso como esto va definiendo tu personalidad poco a poco hasta que casi se convierte en una etiqueta dentro de tu grupo de amigos incluso. A mí me reconocían con esta inclinación y seguí para adelante con ello.

3. Mi etapa en la universidad

Cuando entré en la universidad, me decanté por estudiar filología porque no tenía claro si quería dedicarme a la traducción o a la enseñanza. Al final, me decanté por lo primero por varios motivos. En primer lugar, las asignaturas de literatura me aparecían apasionantes y yo quería transmitir todo eso, formar parte de ese complejo mundo en el que algo maravilloso se cuenta en otro idioma. Este sentimiento se hizo más poderoso cuando  cursé asignaturas de traducción durante estos años de carrera, lo cual me hizo ver que esto era lo que yo quería.

macarons

El último empujón fue, sin duda alguna, mi experiencia Erasmus. Durante varios meses aprendí a vivir en un lugar extranjero, a relacionarme con otras culturas, a transmitir ideas de un país a otros, lo cual a veces resulta muy complicado hacer a través de la lengua. Gracias a esto, yo mismo me quise convertir en un puente entre diversas realidades.

En el fondo son bastantes cosas las que condicionan a cualquier persona a decantarse por una opción o por otra y siempre es curioso hacer un análisis de este tipo. En cualquier caso, espero que os haya parecido interesante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s