¿POR QUÉ ES IMPORTANTE QUE EL ACTUAL PRESIDENTE HABLE INGLÉS?

La situación actual de España es bastante curiosa. Tras la moción de censura, Pedro Sánchez se ha convertido en el presidente provisional de nuestro país. Ante tal situación, una de mis mejores amigas (a la que, por cierto, podréis encontrar en Muchacha en la ventana y en Homonosapiens) aplaudía el hecho de que Sánchez, como gobernante, supiese hablar inglés y me sugería escribir sobre ello, algo que estoy haciendo con mucho gusto e interés.

El tema de los idiomas es una asignatura pendiente en España desde hace varias generaciones. Al margen de algunas reformas en la enseñanza y de la obligatoriedad de alcanzar el nivel B1 en algún idioma para obtener cualquier título universitario, estamos acostumbrados al privilegio que nos otorga el hecho de tener la segunda lengua con más hablantes del mundo.

Asimismo, el gusto que tenemos desde hace décadas por el doblaje y la traducción de las series y películas hace que nos acomodemos. Se trata de un aspecto que nos diferencia de muchos otros países que, entre otras cosas, están habituados a ver el contenido procedente del extranjero en versión original. No obstante, durante los últimos años, el panorama va cambiando y, gracias sobre todo a Internet, cada vez más jóvenes se acercan a realidades lingüísticas diferentes mediante series, vídeos de YouTube y otros contenidos que les interesa y no están disponibles en español.

De manera general, este asunto no ha sido muy diferente en el ámbito político y hemos tenido que ver cómo se sucedían en el Gobierno presidentes cuyo nivel de inglés era bastante reprochable. Incluso Mariano Rajoy, gobernante hasta hace solo unos cuantos días, flaqueaba al no ser capaz de desenvolverse con un idioma básico para la comunicación a nivel global, algo en lo que Pedro Sánchez sí que destaca.

En primer lugar, me parece ideal que Sánchez domine la lengua anglosajona porque, al igual que un traductor, es alguien que crea un puente entre culturas. De este modo, se encargará de representar a su país, formado por un conjunto de habitantes que no viven aislados y que se ven afectados, no solo por las políticas nacionales, sino también por acuerdos o pactos a nivel internacional. Así pues, un presidente crea un discurso y lo transmite a muchas personas que puede que no comprendan español.

Efectivamente, todo gobernante puede ir acompañado de su intérprete de confianza (sobre todo si se trata de reuniones, congresos, etc. donde se traten temas más técnicos y específicos). Sin embargo, esto no puede convertirse en una necesidad constante, ya que un presidente debe tener cierta independencia para transmitir sus ideas y representar a su país hasta en los momentos menos esperados. Esto hace la comunicación mucho más rápida y fluida, sin olvidar que surgen numerosas charlas interesantísimas en una cena o en torno a la máquina de café, lo cual puede ser muy beneficioso para el intercambio de ideas y para entablar nuevas relaciones (tremendamente importante en la política).

Un líder político también debe representar a su país en distintos contextos, lo que en nuestro caso incluye la Unión Europea. Sí, estamos dentro de una institución en la que, por mucho que todos los textos oficiales acaben publicándose en todas las lenguas de la UE, casi todos los países integrantes manejan el inglés aunque no sea su lengua oficial. Si queremos seguir dentro, tenemos que demostrar nuestro interés y una de las maneras es abrazar el inglés.

Para ir más lejos, vivimos en un mundo que va a la velocidad de la luz, lo cual hace imprescindible que nuestro presidente tenga que tener conocimientos en inglés para estar al tanto de lo que pasa. Muchas veces, un tuit viaja más rápido que una noticia y puede que nuestro presidente tenga que intervenir o reaccionar inmediatamente. A veces suceden acontecimientos de tal magnitud que no podemos esperar a que se traduzcan al español.

¿Podría un presidente llevar a cabo su trabajo a pesar de no desenvolverse con el inglés? Evidentemente podría, pero más que saber un idioma para ampliar conocimientos porque sí, se trata de una cuestión de imagen, de cómo nos perciben los demás (al fin y al cabo nuestro presidente nos representa en determinados contextos), de estar al tanto de lo que pasa de forma inmediata y de profundizar en las relaciones con otras personas que podrían aportar algo beneficioso para nuestro país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s